Preparados, listos…

Unos cuantos atletas, vestidos con su indumentaria correspondiente, van caminando por la calle, mientras calientan y preparan sus músculos para el gran asalto.

Una linea situada unos metros más adelante, en medio de una calle transitada y peatonal. Los participantes se sitúan en frente la la linea continua, y una vez sobre ella, se preparan como el protocolo dicta las reglas. Se inclinan y asumen la posición de “preparados”, cuando ven que todos están en la primera pose y corrobo- ran la actitud que indican que cuando quieran, levantan sus nalgas y se ponen en la posición de pistoletazo de salida. Ahora ya solo falta el disparo… pero, no hay arbitro que de la salida. Así que todos esperan a cualquier aviso de salida, como buenos corredores sus oídos se agudizan

mientras el estadio calla para no despertar ninguna falsa alarma. Mientras tanto, la gente pasea a su alrededor, mira con atención y puede ver toda esta linea de corredores listos para salir pitando.

La cuestión es quien será el atrevido que decida gritar un ¡ya! En eso consiste la acción, lo divertido de ver como mucha gente no se atreve a dar el paso, y la gente que se atreva, verá como su grito habrá echo mover una masa de corre- dores. Algo que seguro que ellos no esperaban.

Los participantes disfrutarán de un momento de tensión y mientras se pierden en el abismo dejando atrás al arbitro impulsor de la carrera piensa el que pensará, o intenta imaginarse la cara del espectador que actuó como arbitró y la gente que estaba o andaba alrededor por esa calle.

He aquí dos pequeños documentos de lo que fue esta gran experiencia en Madrid y Barcelona en la primavera del 2013:

Skills:

Déjanos un comentario aunque sea pisha!

Espera croquetero...